11 enero, 2021

Dermatitis seborreica, un tipo de dermatitis descamativa

La dermatitis seborreica es un tipo de eccema endógeno, no desencadenado por agentes externos.

Las localizaciones más frecuentes son aquellas donde existe un mayor número de glándulas sebáceas, cuero cabelludo, región medio facial, a los lados de la nariz, detrás de las orejas, región mediotorácica, interescapular y periglútea.

Síntomas más habituales:

  • Escamas en la piel
  • Prurito
  • Enrojecimiento leve

¿Cuáles son las causas?

La causa exacta se desconoce,  implicándose principalmente dos factores: la piel seborreica y la afectación microbiana.

La influencia androgénica en la secreción sebácea explica la aparición de los ezcemátides en el lactante, influenciado por las hormonas maternas, y en el inicio de la pubertad. Con el aumento de fatiga y estrés, puede haber un aumento de la secreción de andrógeno por las glándulas suprarrenales, como respuesta a la mayor secreción de ACTH de la hipófisis.

El agente infeccioso  que más frecuentemente se ha implicado en el desarrollo de la dermatitis seborreica es el Pitirosporum Ovale.

¿Cuál es su pronóstico?

 La respuesta al tratamiento es muy buena, pero el paciente debe saber que va a necesitar un tratamiento de mantenimiento, ya que la enfermedad persiste de meses a años, evolucionando a veces en brotes, mejorando en las estaciones mas cálidas y empeorando los meses de frío y en las situaciones de fatiga y estrés emocional.

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico se basa en la clínica, por el aspecto y la localización de las lesiones cutáneas. El diagnóstico diferencial de dermatitis seborreica se debe hacer con otras dermatitis descamativas como dermatitis atópica, candidiasis, dermatofitosis, psoriasis, rosácea, lupus eritematosos o sistémico y tiña.

¿Cómo se trata?

Existen medidas higiénicas, como evitar las duchas con agua muy caliente, ambientes con calefacciones centrales o aire acondicionado o situaciones de estrés emocional o fatiga.  Para la higiene diaria deben utilizarse jabones neutros hidratantes y cremas y/o lociones hidratantes no grasas.

Tratamiento local varia según la afectación

Para las formas del cuero cabelludo, se indican champús sulfonados suaves con ciclopiroxolamina, con o sin ácido salicílico al 2%. A veces los champús con ketoconazol al 1% son útiles.

Para las lesiones de la región facial, se recomiendan las cremas de ketoconazol al 1% o soluciones con succinato de litio. Los glucocorticoides de baja potencia, utilizados únicamente los primeros días, son útiles. También puede ser útiles con moderación los nuevos inhibidores de la calcineurina  tópicos (tacrolimus – pomada Protopic- y pimecrolimus – crema Elidel).

En casos más severos, se pueden utilizar tratamientos sistémicos, como tetraciclinas que disminuyen la secreción sebácea.

Para más información, estaremos encantados en atenderte en Farmacia Coello 74.

Pilar Gay

Artículos relacionados: La dermatitis atópica (eccema), Cuidado de la piel en tiempos de Covid-19, ¿Cuidas tu piel durante la cuarentena?, ¿Sabes qué es la candidiasis vaginal?

https://www.freepik.es/fotos/fondo Foto de fondo creado por freepik – www.freepik.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *