15 abril, 2020

¿Cuidas tu piel durante la cuarentena?

La cuarentena es una medida necesaria para poder superar la pandemia del coronavirus, pero durante ella son muchas las personas que nos están comentando cambios en su piel por diversos factores. En concreto son dos las afecciones más comunes que nos han remitido, por lo que vamos a daros algunos consejos sobre las mismas.

Acné

Una dieta rica en alimentos procesados, azúcares y grasas trans, puede causar acné y empeorarlo en caso de sufrirlo.

La ansiedad por el confinamiento puede llevar a un incremento de su consumo, que recomendamos evitar durante este período de tiempo (sé que la nevera parece haber desarrollado la capacidad de hablar, pero hay que ser fuerte a su embrujo).

Os instamos por tanto a seguir una dieta rica en proteína, grasas saludables, frutas y verduras, limitando los hidratos de carbono refinados.

Por otra parte, el estado de ánimo bajo, el estrés y la falta de sueño que podemos sufrir estos días, también son factores a tener en cuenta.

Huelga decir que debemos evitar manipularnos los granitos (¡las manos quietas!) debido a que podemos aumentar la proliferación de microorganismos y multiplicar el acné.

Aconsejamos realizar limpieza facial mañana y noche, utilizando detergentes suaves y de pH similar al de la piel. Además, podemos añadir AHA para realizar una exfoliación química.

Piel seca y/o deshidratada

La parte positiva de estar en casa es que, al evitar la contaminación ambiental y agentes externos, la piel se irrita y deshidrata mucho menos.

Como contrapartida está la falta de circulación sanguínea debida a la escasez de movimiento y la mayor ingesta de calorías, además de la falta de exposición solar y el continuo uso de pantallas (móviles, ordenadores… Instagram y TikTok nos están enganchando a más de uno).

Además, el uso de la calefacción agrava notablemente la sequedad cutánea.

Estos cambios en las rutinas y en nuestras emociones, pueden producir desequilibrios en la piel, con consecuencias que van desde la sequedad a la dermatitis.

Un elemento imprescindible es el uso de una  crema hidratante, aunque parezca algo obvio. Debe aplicarse tantas veces como tu piel lo necesite.

Una forma de potenciar la rutina es con sérum y mascarilla (ni FFP2, ni quirúrgicas, que estamos hablando de dermofarmacia y tenemos que intentar abstraernos de la situación) que incluyan en su composición ácido hialurónico, dexpantenol, glicerol y/o manteca de karité, entre otros. Aléjate de composiciones con alcohol denat y perfume.

Aún así, al igual que sucede con las pieles grasas, debemos limpiarnos la piel de forma correcta, con limpiadores suaves e hidratantes, tipo syndet.

Contrario a lo que se pueda pensar, si no tenemos la piel sensible y únicamente está deshidratada, nos vendrá fenomenal incluir ácido glicólico para regenerar la piel.

Dicho todo ello esperamos haberos resultado de ayuda y que vuestra piel lo note en breve. Para cualquier duda podéis consultarnos a través de este blog, en Facebook o Instagram.

¡Mucho ánimo! ¡Podemos con esto!

María Babiano y Sara Jiménez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *